La Regresión de los 4 meses

por | 19 Ene, 2023

Puede que hayas tenido un recién nacido que dormía genial, pero ahora que tiene 4 meses, de repente ha empezado a despertarse mucho más por la noche y a hacer siestas cortas durante el día. ¡Estás agotada y te preguntas qué le ha pasado a tu bebé!

Se trata de la “famosa” regresión del sueño de los 4 meses y, en realidad, es el mayor cambio que se producirá en el sueño de tu bebé.

¿Qué es una Regresión de Sueño?

Una regresión del sueño es un periodo en el que un bebé comienza a despertarse más por la noche, tiene desvelos nocturnos, y empieza a rechazar dormir sus siestas en el horario que solía hacerlas. Se trata de un cambio natural y normal para el bebé, pero puede ser angustioso para los padres.

Tu bebé pasará por varias regresiones del sueño durante sus dos primeros años de vida, pero la más importante es la de los cuatro meses.

Una de las claves para superar con éxito estas regresiones del sueño es entender qué las causa y qué le ocurre a tu bebé en ese momento.

¿Qué causa la Regresión de Sueño de los 4 meses?

Alrededor de los 4 meses de edad, el sueño de tu pequeño empieza a funcionar de forma más parecida a la nuestra como adultos, donde entramos y salimos del sueño profundo y del sueño ligero/REM. El sueño REM es un sueño más ligero en el que es más probable que nos despertemos si algo nos molesta… ¡y lo mismo ocurre con los bebés a esta edad!

Más que una regresión, preferimos considerar esta etapa como una progresión y una maduración del desarrollo neurológico de tu bebé. Éstos son los principales cambios que se producen en el sueño de tu bebé en esta etapa:

  • Un ciclo de sueño  pasa a durar entre 45 y 60 minutos.
  • Hasta los 4 meses sus ciclos de sueño solo tienen 2 fases de sueño (Sueño activo o REM y sueño lento), pero con la Regresión de los 4 meses, pasan a tener 5 fases de sueño (4 fases de sueño N-REM y 1 fase de sueño REM).
  • Tu bebé empezará a despertarse del todo entre cada ciclo de sueño, en lugar de pasar automáticamente de un ciclo a otro como hacía cuando era más pequeño.
  • El sueño se ha convertido en algo muy consciente para tu pequeño. Si tiene ciertas asociaciones de sueño, como dormirse mientras le balanceas, le das el pecho o el biberón, necesitará que repitas esta acción cada vez que se despierte entre ciclos…

Recuerda que no todos los bebés alcanzan estas etapas de desarrollo a estas edades exactas, por lo que si su bebé tiene 3,5 meses y empieza a despertarse cada 2 horas durante la noche, puede que esté pasando ya la regresión de los 4 meses.

¿Cuánto dura esta Regresión?

La regresión del sueño a los 4 meses es un cambio permanente en la forma de dormir de tu bebé y no desaparecerá hasta que aprenda a dormirse solo.

Durante la regresión al sueño de los 4 meses, las asociaciones del sueño empiezan a desempeñar un papel importante en la capacidad del bebé para dormirse y permanecer dormido.

A partir de esta edad, la forma de dormir al bebé al principio de la siesta o a la hora de acostarse es el método en el que confía plenamente para conciliar el sueño. Cuando tu bebé se despierta de forma natural al final de un ciclo de sueño, si no existe esa misma asociación de sueño, no será capaz de volver a dormirse sin ella.

Por eso es posible que tu bebé empiece a dormir siestas de sólo unos 45 minutos y a despertarse cada 1/ 2 horas por la noche y necesite tu ayuda para volver a dormirse.

Consejos para afrontar esta etapa

  • Los bebés menores de 3 meses no son capaces de tranquilizarse de forma consciente; lo mejor que puedes hacer es fomentar buenos hábitos de sueño a esta edad.
  • A partir de los 4 meses, puedes empezar a guiarle suavemente para que se vaya durmiendo solo, ya que es entonces cuando se convierte en una habilidad aprendida y no en un comportamiento instintivo.
  • Como padres podemos crear un ambiente de sueño propicio, rituales relajantes, controlar sus ventanas de sueño, sus señales de cansancio, pero no podemos forzar a ningún bebé a dormir.
  • La constancia es fundamental: establece una RUTINA diaria consistente.
  • Un bebé hambriento no se calmará hagas lo que hagas, así que asegúrate de que está bien alimentado.
  • Dale la oportunidad de dejarle dormirse solito, ÉL PUEDE hacerlo, ¡y tú también!